Los ciberataques más comunes

Ciberataques

La infiltración a una red privada y la explotación de las vulnerabilidades de cualquier aplicación conectada a la web, son ejemplos de ciberataques que un hacker está buscando realizar y que atentan contra la seguridad de las empresas.

En este tiempo, un acceso a la red interna puede ser originada desde adentro de una compañía o creada por un atacante externo. Por eso, este artículo se centrará en algunas de las amenazas externas más comunes como:

  • Phishing e ingeniería social
  • Malware
  • Cryptojacking
  • MitM (Man-In-The-Middle)
  • DoS (Denial of service) y DDoS (Distributed denial of service)

Phishing e ingeniería social

Mediante técnicas de phishing e ingeniería social, un atacante buscará la manera de acceder a una red corporativa, obteniendo información como las contraseñas, al hacerse pasar por una entidad reconocida. Generalmente, todos los tipos de ataque traen consigo alguna técnica de ingeniería social, ya sea a través de correos o llamadas.

Un atacante puede manipular a los empleados enviando un correo electrónico, pretendiendo ser una institución bancaria ficticia, otra empresa o una persona conocida para la verificación de datos importantes.

Si los empleados de la compañía no reconocen el engaño a través de este tipo de correos, pueden resultar siendo víctimas de este tipo de ataques y poner en riesgo a toda la organización.

Malware

El malware es aquel código hostil diseñado para generar un daño a un equipo, red o servicio. Cuando encuentra las vulnerabilidades más importantes, las explota con el objetivo de obtener información o generar algún otro daño. 

Un equipo se infecta justo en el momento en que el usuario descarga un archivo o accede a una página web maliciosa. Por ejemplo, un tipo de malware son los ransomware, creados para restringir el acceso a cierta información valiosa, donde el atacante pide dinero como rescate para acceder nuevamente a dicha información.

El spyware es otro tipo de malware y tiene la función de recopilar información confidencial, supervisar qué tipo de actividades genera el usuario en la web o robar cualquier otro dato que el hacker considere importante.  

Cryptojacking

A través del cryptojacking, un hacker busca utilizar los recursos de un dispositivo para extraer dinero digital / criptomonedas. Este es uno de los ciberataques diseñado para que pase desapercibido y el bajo rendimiento del equipo es una de la pocas maneras de notarlo. 

Contrario a la mayoría de los ataques, éste se concentra sólo en obtener un constante beneficio financiero. Existen ocasiones en las que los scripts utilizados en cryptojacking tienen la capacidad de infiltrarse no sólo en los servidores, sino también en toda la infraestructura de red, resultando a veces difícil detectarlos y eliminarlos. 

Man-In-The-Middle

Conocido en inglés como “man in the middle”, en este tipo de ataques un hacker intercepta la comunicación entre dos equipos conectados a la web. Esta es una manera de obtener información valiosa y, en algunas ocasiones, se involucran estrategias de ingeniería social.

La suplantación de identidad, también conocida por su término en inglés spoofing, es una forma que usa el atacante para interceptar la comunicación. Se puede hacer mediante una sustitución de la dirección IP, la tabla ARP (address resolution protocol), un sitio web, los DNS (Domain name server), un correo electrónico y/o una ubicación GPS. 

DoS and DDoS

Los ciberataques conocidos como DoS (denial of service), y DDoS (distributed denial of service) tienen el objetivo de saturar la infraestructura en donde se alojan los servicios, enviando miles y millones de paquetes maliciosos, con el fin de que el usuario final no pueda acceder a dichos servicios.

La diferencia entre ambos reside en la cantidad de computadoras utilizadas para crear el ataque. En el DoS se utiliza solamente una, mientras que en el DDoS se utilizan múltiples y más de una conexión a internet.

Conclusión

El enfoque que necesita tu empresa es integral, combinando la ciberseguridad con mecanismos de prevención de fraudes, el cual implica implementar métodos de protección a la información privilegiada con el fin de mitigar los riesgos ante una amenaza externa.

Dicho enfoque debe considerar el modelo Zero Trust (“confianza cero”), como una manera de generar accesos seguros a la información sensible, tanto desde adentro como afuera de la red corporativa.

¿Cuál es nuestra propuesta de valor?

Nuestras soluciones protegen a los clientes de las actividades maliciosas ocasionadas por malware y atacantes que suplantan su identidad, permitiendo que realicen transacciones en línea (web y móvil) de manera segura.

Además, nuestra tecnología utiliza la inteligencia artificial para identificar este tipo de amenazas en tiempo real, con una precisión más alta que las soluciones tradicionales. 

Si deseas conocer más, agenda una sesión aquí o contáctanos a través del siguiente formulario:

Acerca del autor

Publicaciones Recientes

Eventos On Demand

En caso de querer ver este evento, ingresa tus datos y obtendrás la liga de acceso.